Despedida de CEDEPEM (por Jero)

¡Hola a tod@s!

 

Lamento decir que esta semana ha sido mi última semana de trabajo en CEDEPEM. Sin darme cuenta el tiempo ha pasado volando… buena señal, porque significa que me he sentido como en casa, pero a la vez significa despedirme de todos aquellos que me han dado tanto en tan poco tiempo…

Ha coincidido mi última semana con el cierre de varios cursos impartidos por profesoras que han realizado sus prácticas en CEDEPEM. Las mujeres se mostraban muy agradecidas y encantadas con todo lo que les enseñaron a hacer: todo tipo de comida típica, canastillas de mimbre, otras de plástico, figuras para decorar las celebraciones de 15 años… Les servirá a las mujeres para ser autosuficientes y tal vez si se animan a vender sus manualidades, para poder contribuir en la economía familiar.

Otro evento importante de la semana fue el taller de la “Agenda Política de la Mujer Maya del Altiplano Occidental de Guatemala”. En dicho taller se reunieron numerosas mujeres, todas ellas con importantes cargos en la sociedad: líderes de las comunidades, representantes de Asociaciones de segundo nivel, de comisiones de mujeres… Tiempo atrás realizaron una Agenda en la que se describen las necesidades más importantes de la sociedad desde su punto de vista, temas que abarcan desde la educación, la seguridad social, la salud física y mental, la cultura, la vivienda… El objetivo de dicho taller era que las mujeres aprendiesen a explicar el contenido de la Agenda frente al resto de la sociedad que no sepa del tema para defender sus intereses. En Guatemala estas Agendas tienen como objetivo el mejorar la comunidad del municipio, planificando a corto y a medio plazo, orientando acciones futuras y planteando problemas, condiciones y potencialidades de desarrollo. Y es que este tipo de Agendas son muy importantes para el desarrollo de las mujeres. Si las comparamos con otras Agendas Generales de las Municipalidades, nos damos cuenta que éstas últimas no contemplan aspectos importantes para el desarrollo básico de la sociedad (y mucho menos de las mujeres), como puede ser la educación o la salud de los habitantes, sino que se centran más en el posible desarrollo económico de los municipios, sin contemplar otros pilares básicos de desarrollo.

El dinero para el nuevo proyecto de Treball Solidari con CEDEPEM (ver entrada “Visita de Gemma”) no llegó a Guatemala esta semana, por lo que no se ha empezado a ejecutar. Sin embargo sí se han realizado las primeras reuniones: el personal de dirección tuvo una primera reunión en la que decidieron el personal que trabajaría en el proyecto; se analizó el proyecto profundamente, decidiendo las acciones que se van a llevar a cabo. Otra reunión fue ya con el personal técnico y de coordinación que llevará a cabo el proyecto, explicándoles los objetivos detallados, en qué zonas se llevarán a cabo las actuaciones, el manejo de los fondos… Claro está que se les va a proporcionar toda la información detallada y se hará un plan objetivo de las acciones a llevar a cabo.

 

Y aunque no me gusten mucho las despedidas, no puedo terminar este escrito sin agradecer a CEDEPEM todo lo que han hecho por mí. Desde el primer día me he sentido como en casa, apoyada en todo momento y por todos y cada uno de ellos. Aunque ya lo he comentado en escritos anteriores, quiero recordar también su trabajo. Son en su mayoría muy jóvenes, con esperanza y con fuerza para cambiar la situación en la que se encuentra Guatemala. No les importa levantarse a las cuatro de la mañana para ir a un alejado sitio a impartir las capacitaciones, llegar tarde a sus casas también por motivos de trabajo… Ellos están satisfechos cuándo ven cambios en las personas, cuándo ven que las cosas avanzan hacia mejores situaciones, sufren si algo no sale bien o cómo ellos quieren… Me acuerdo que antes de llegar a Guatemala le comentaba a alguien que pensaba que era muy difícil cambiar las cosas en los países empobrecidos, ya que no suelen disponer de los recursos más básicos. Ahora tengo que dar las gracias a CEDEPEM por haberme hecho cambiar mi punto de vista. Tal vez no disponen de los recursos económicos con los que sí contamos en los países desarrollados, pero los sustituyen por las ganas, el esfuerzo, la lucha (no violenta, evidentemente) y la esperanza; mucho más valiosos que cualquier montaña de dinero. Y sí, las cosas sí pueden cambiar.

También agradecer a todos aquellos hombres y mujeres, niños y niñas que he ido conociendo en los talleres de CEDEPEM. Siempre me han recibido con una sonrisa de oreja a oreja, con todo el cariño y amabilidad del mundo, sin esperar nada a cambio.

A todos, gracias de nuevo.

 

Esta última semana me dedicaré a hacer turismo por el resto del país por aquellos sitios más alejados en los que no es suficiente un fin de semana para visitarlos. El fin de semana estuve en Semuc Champey (Cobán), precioso lugar del que adjunto fotografías.

 

Nos vemos la semana que viene, en la que ya sí deberé despedirme de Guatemala…

 

Hasta entonces,

Jero.

~ por descubrecentroamerica en 15 septiembre 2009.

Una respuesta to “Despedida de CEDEPEM (por Jero)”

  1. Ohhhh! ja s’acaba! gaudeix dels últims dies, fes moltes fotos i torna ràpid per explicar-nos-ho de viva veu! una abraçada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: