Empezando a sentirme guatemalteca (por Jero)

¡Hola a tod@s!

             Como ya os comenté en el post anterior, esta semana ya he visitado las Comunidades con el programa de la mujer. He tenido la oportunidad de ver distintos tipos de talleres: una capacitación a las mujeres sobre género, autoestima, taller de bordados e incluso asistir a una reunión de COMUDES (Consejo Municipal de Desarrollo) y un taller con las Comisiones y Secretaría de la Mujer, todos ellos en distintos municipios.

            En el taller de género trabajamos la diferencia entre el género y el sexo, cosa que desconocían muchas de las mujeres. Tanto en este taller como en el de la autoestima, me di cuenta que las mujeres aprenden cosas muy útiles para ellas mismas, pero a la vez les sirve como una excusa para reunirse. De esta manera pueden juntarse varias mujeres y pueden expresarse con total libertad, sin miedo a que nadie las critique o las juzgue. Comparten experiencias, intercambian opiniones, se ayudan unas a otras… La metodología aplicada en dichos talleres es siempre la misma: se empieza con una presentación de las asistentes con una canción para hacerlo más ameno, se utilizan materiales de colores para hacerlo todo más llamativo, las mujeres colaboran y participan en las actividades tales como una dramatización, trabajos en grupo… Participan mujeres que no escriben ni saben leer, o mujeres que sólo hablan mam o kiché, aunque pueden seguir las actividades perfectamente.

            También me gustó mucho ver los bordados que hacen las mujeres para después vender en un futuro y la ilusión que ponían en su elaboración. Sin embargo, también pude comprobar que no todo puede salir bien siempre, ya que una tarde no pudimos realizar el taller debido a que las mujeres no se presentaron. Por la mañana asistieron ya a un taller de la Mancomunidad, por lo que no pueden permitirse pasar todo el día fuera de casa. Tal vez sí falta un poco de coordinación entre las distintas instituciones para evitar este tipo de problemas.

            En la reunión de las COMUDES me di cuenta el importante papel que tienen los Alcaldes de las Mancomunidades en su desarrollo, ya que depende totalmente de ellos. Una reunión que debía durar casi toda la mañana sólo duró una hora, ya que el alcalde tenía inauguraciones a las que asistir. En el programa de la mujer me explicaron que los Alcaldes son fundamentales también a la hora de dejarles trabajar en las Comunidades, ya que en muchos casos suelen oponerse, sobe todo al principio.

            El taller de las Comisiones y Secretarías de la Mujer reunió a varias mujeres líderes de sus comunidades. Se trabajó el tema de “propuestas de desarrollo desde las mujeres”. Lo que más me llamó la atención fue la fuerza de este grupo y sus ganas de cambiar la situación actual en la que viven, siempre dominadas por los hombres y en un segundo plano, sin que tan siquiera escuchen sus ideas u opiniones… Reunida con un pequeño grupo de estas mujeres, pude hablar con ellas de muchos temas. El que más me llamó la atención fue el de la religión. Para ellas es algo muy importante y básico (en Guatemala el cristianismo es la religión mayoritaria), tener fe es su salvación en muchos aspectos. Me contaban por ejemplo que en el caso de jóvenes conflictivos, si consiguen que crean en la religión, los chicos pueden cambiar completamente y arreglarse el problema.

            Me gustaría señalar también mi admiración hacia los técnicos y técnicas de CEDEPEM. Tienen una media de edad que ronda los veinte y pocos años, pero una madurez y unas ganas y fuerza para luchar envidiable. Supongo que en muchos casos es debido a las experiencias vitales por las que han pasado.

            En cuanto a mí, podría decir que cada vez me voy sintiendo un poco más guatemalteca. Ya no me sorprendo si al subirme en un autobús suena música religiosa, sé desplazarme por Xela sin ayuda de un plano, me he acostumbrado a comer con las manos en los comedores porque no te dan cubiertos, a tratar de usted a alguien más joven que yo… Tal vez lo que me esté costando más es acostumbrarme al conocido horario guatemalteco: si quedas con alguien a las  ocho en punto y aparece a las ocho y media, has tenido suerte porque ha llegado pronto; en general nunca tienen prisa por nada, ¡tendré que aprender de ellos! También es difícil acostumbrarse a las historias sobre conflictos e inseguridad que cuentan los propios guatemaltecos, o a levantarse por las mañanas con las macabras noticias del día anterior.

            Y ya para terminar, quería comentar que no hay nada más gratificante y conmovedor que una mirada de agradecimiento o un abrazo de las mujeres de las Comunidades, mujeres que acabas de conocer, pero que te acogen como a una más de su grupo.

            Las fotos de esta semana son de algunos de los talleres realizados y de Antigua, preciosa ciudad que he visitado este fin de semana con Julia, también cooperante española de CEDEPEM.

¡Hasta la próxima semana!

                                                                                                                                 Jero.

~ por descubrecentroamerica en 11 agosto 2009.

2 comentarios to “Empezando a sentirme guatemalteca (por Jero)”

  1. Jerònia: les fotografies són fantàstiques i també les cròniques.
    Besos.
    Miquel.

  2. Jero!
    Que bé tot el que expliques. Està genial que hagis pogut participar en els tallers de gènere!
    Una abraçada. Ens veiem aviat.
    Gemma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: