Visitando grupos de Hermanamiento en Honduras

•15 julio 2010 • Dejar un comentario

¡Hola solidarios! Soy Manuel y mi primera entrada en el blog es para narrar las peligrosas aventuras de las visitas a los grupos de Hermanamiento en Honduras.

Era un miércoles por la mañana cuando arrancábamos en el 4×4 los cinco miembros de esta historia. Entre ellos,  Frederman el conductor, Pablo y Zenia, asesores de crédito y Albert y yo, los dos voluntarios españoles de Treball Solidari.

Ya a punto de llegar a la casa de la primera beneficiaria en Jamastrán, Danlí, nos desviamos del camino principal para entrar en un camino de tierra y fango, que era aún más impracticable. Pero eso no fue lo que el conductor pensó, y haciendo oídos sordos a las advertencias de Pablo, que tiene más experiencia por esos lares, decidió, sobrado de confianza, que lo podíamos conseguir. Pero no fue así. Así que ahí permanecimos más de una hora y media con el todo-terreno clavado en un lodazal. Por más que nos esforzáramos en empujar, aquello no se movía. Y para poner la guinda del pastel en ese momento rompió justo encima de nosotros una tormenta tropical que nos bañó a todos por completo. Al final la solución fue recurrir a otro vehículo para que, no sin dificultades, pudiéramos continuar con nuestro cometido.

Aquél día bautizamos el puente que había justo encima del lugar donde nos quedamos encallados  como “Puente España”. Como veis, en ningún momento faltó el sentido del humor.

Un saludo a todos. ¡Hasta pronto!

Manuel López.

•14 julio 2010 • Dejar un comentario

Me llamo Alberto Llaneras y soy voluntario de Treball Solidari. Durante los meses de Julio y Agosto voy a colaborar en el Programa Hermana con la contraparte local de este proyecto, Fundahmicro (Fundación Hondureña para el Desarrollo de la Microempresa), que es una organización privada de desarrollo que opera en la República de Honduras. Su principal objetivo es la lucha contra la pobreza, favoreciendo a las microempresas del país mediante el acceso al capital en condiciones ventajosas.

En la foto, Manuel, voluntario de Treball Solidari, Anny, administrativa, Carlos, asesor de crédito,  y un servidor, en la agencia de Fundahmicro en Danlí, en el municipio de El Paraíso.

Os invito a que preguntéis o comentéis cualquier aspecto del programa mientras estemos en el terreno. Mi dirección de correo es albertdamia@hotmail.com

Honduras, mujeres microempresarias

•26 abril 2010 • 1 Comentario

Soy Gemma y os escribo desde Tegucigalpa. He venido a hacer el seguimiento del programa de microcréditos que Treball Solidari está gestionando con la organización Hondureña Fundhamicro.

Llevo ya una semana por aquí y durante estos días he conocido a mujeres pobres con pocos recursos económicos. Son mujeres principalmente mayores y en muchos casos cabeza de familia. Me ha sorprendido que muchas mujeres al preguntarles por sus compañeros o maridos, me dijeran  “me lo mataron”, nosotros  estamos acostumbrados a oír que alguien enviudó porque el marido falleció por enfermedad…. Estas muertes son resultado de niveles de violencia vinculados en muchos casos a temas del narcotráfico o sencillamente a la facilidad de acceso a armas que tienen muchas personas en el país.

Son mujeres pobres pero con mucha iniciativa, fuerza y ganas de salir adelante. Es por ello que tienen pequeños negocios, la mayoría de ellas hacen pan, nacatamales, roscos… que venden entre sus vecinas o en tiendas de la ciudad. Otras regentan “pulperías” (pequeños colmados) y  hay quien se dedica a la venta de ropa de segunda mano o cosméticos.

He conocido a Patricia Selenia que junto a su marido produce tejas y ladrillos.Quieren invertir en su negocio y construir una cubierta para proteger las tejas del mal tiempo. Maria del Rosario Roscos me enseñó como hace los roscos que después vende entre los vecinos.

El dinero de los microcréditos que se conceden a estas mujeres proceden del programa Hermanamiento en el que donantes de España colaboran económicamente para ayudar a estas mujeres a salir adelante. Si quieres conocer más acerca de este programa entre en Programa Hermana.

Seguiré una semana más en Honduras trabajando con los compañeros de Fundahmicro que tan amablemente me están acogiendo!. Gladys, Virginia, Miguel, Mario, Federman, Pablo, Dani, Anie, Horalia, Margarita… con ellos comparto mis días y me acompañan en mis visitas!.

¡Hasta pronto!

Gemma.

El proyecto se va consolidando

•18 marzo 2010 • Dejar un comentario

Hola a todos! Siguiendo en mi tercera semana en Nicaragua y Somoto, una semana cargada de trabajo y de muchas horas delante el ordenador. Después de dos semanas con reuniones, visitas y mucho flujo de información, ahora es el momento de ordenar todos estos datos y formularlos para la elaboración del proyecto. Es una tarea difícil pues precisa de mucha concentración y, los 35 grados de temperatura que aprientan en esta región del país no ayudan mucho. Pero lo importante es que el proyecto va avanzando.

El equipo de INPRHU que me está dando apoyo a la formulación son Armando Rodríguez, coordinador del proyecto de transformación y proceso tecnológico del CEAR y también docente del CEAR en planes de negocio. Su gran experiencia en formulación y también sus cuatro años en la Oficina Técnica de Cooperación de la AECID en Managua, aporta al proyecto una visión de realidad que garantiza en parte su éxito.

Otro equipo involucrado en la formulación es el compuesto por Marta Beatriz Álvarez, responsable del CEAR Telpochcallí, Mariita Mendoza y César Cáceres, Diego Flores y Harold Mauricio como conocedores de Totogalpa y los grupos de interés beneficiarios del proyecto. La reunión se realizó el pasado viernes 12 y allí se consolidaron el objetivo general, el específico, los resultados, las actividades y los recursos e indicadores para hacer su seguimiento. También se empezaron a discutir algunos presupuestos que se irán cerrando durante esta semana y la siguiente.

Algunas actividades del proyecto son la organización de brigadas para el rescate cultural de los indígenas chorotegas, lo cual incluye la movilización de grupos encabezados por “vaqueros” (lugareños) para la localización de sitios arqueológicos y otros de celebración ceremonial. También se quiere implicar a los grupos folklóricos de música y danza para la organización de eventos y noches culturales que acerquen los turistas a las diferentes manifestaciones culturales del lugar, aportando también animación a su experiencia turística.

También el proyecto incluye la dotación de un mínimo de infraestructura para dar un servicio diversificado y de calidad, dado que en la situación actual no existen estos equipamientos. Dar capacidad a jóvenes, mujeres y en general a las familias campesinas del municipio forma parte de los resultados previstos, entendiendo que son colectivos vulnerables y pueden aportar sostenibilidad al proyecto.

El apoyo en la creación de microempresas culturales y turísticas, tanto en la capacitación en desarrollo empresarial, la dotación de recursos económicos o en su acompañamiento técnico y, su fortalecimiento en formar su asociación para que garantice la sostenibilidad después de finalizar los dos años de ejecución.

Pues como veis, os he dado una visión rápida del contenido del proyecto en el que estamos trabajando y en el que trabajaremos hasta finales de este mes de marzo.

Les mando un saludo y un hasta pronto!

Maria Antònia Aloy

•11 marzo 2010 • 2 comentarios

 

 

Hola otra vez, después del primer contacto de la semana pasada. Durante la segunda semana en Nicaragua han seguido mis visitas de campo, reuniones y trabajo en la formulación del proyecto. Ahora mismo se puede decir que la estructura del proyecto se ha consensuado con los diferentes órganos de trabajo: INPRHU, Treball Solidari y la AECID (Agencia Española de Cooperación Internacional al Desarrollo). A partir de aquí y hasta finales de marzo se trabajará en su ampliación y desarrollo.

Las visitas al terreno que he podido realizar fueron a Cusmapa, Las Sabanas, la Reserva Natural de La Patasta, la cooperativa de “Mujeres Solares” y el taller de artesanía de cerámica “Ron Rivera”. Cusmapa y Las Sabanas son dos municipios que se encentran algo más desarrollados que nuestra zona de actuación de Totogalpa. Gracias a la Fundación Padre Fabbretto hay diferentes inversiones realizadas como unos miradores desde donde se divisan las montañas de Honduras y hasta el Golfo de Fonseca que divide el mar con El Salvador. También hay una organización de artesanas que producen cestos y objetos con acículas de pino y que poco a poco se consolidan con su comercialización. En Las Sabanas tuvimos la suerte de encontrarnos con una procesión de Semana Santa, donde un número de lugareños iba cantando y tocando música a su virgen.

En la Reserva Natural de La Patasta, la zona más alta de esta parte norte del país, es un lugar muy espectacular que se podría confundir con los prados del verano de Suiza. Tuvimos la suerte de visitar los cultivos de fresas de Christian, un ex estudiante del CEAR (Centro de Educación de Alternativa Rural) del INPRHU, que está aplicando sus conocimientos en unos cultivos no tradicionales pero con un gran potencial de comercialización.

La cooperativa de “Mujeres Solares” ofrece un atractivo más al municipio de Totogalpa, ya que allí se dan capacitaciones sobre la construcción de hornos solares donde ellas mismas cocinan galletas (que doy fe que son riquísimas). Son 19 mujeres y 1 hombre y reciben apoyo de la Universidad de Managua. Rumalda fue una de las primeras mujeres en entrar en la organización y, con 12 hijos, reconoce que ha mejorado mucho su calidad de vida gracias a los ingresos del centro y el alojamiento en su casa a los participantes de las capacitaciones.

Finalmente pude comprobar otra vez más las condiciones de trabajo de los artesanos de cerámica. Son un grupo de 16 artesanos donde solo 2 tienen buenos conocimientos en la producción. El resto aprende de ellos y tienen que complementar su actividad económica con la agricultura. Sus necesidades, aparte de mejorar sus técnicas, se basan en tener alguien con capacidad de comercialización y así garantizar una mayor venta de sus productos.

Como pude comprobar hay diferentes realidades e iniciativas que intentan apostar por su desarrollo y sostenibilidad. Es satisfactorio ver cómo lo están consiguiendo!

“Bá pues” (como dicen aquí), aquí me despido. Hasta la semana que viene!

Maria Antònia Aloy

•5 marzo 2010 • Dejar un comentario

DONANT SUPORT AL DESENVOLUPAMENT DEL TURISME  CULTURAL A NICARAGUA

Sóm na Maria Antònia Aloy, voluntària de Treball Solidari que des del 25 de febrer estic al departament de Madriz, Nicaragua, com a cooperant. Profitosa i intensa es prepara la meva estada en el segon país més pobre del continent americà. Donar el meu suport tècnic en la formulació d’un projecte que té com a repte combatre aquesta pobresa, almenys en un petit territori del país anomenat Totogalpa. Aquest municipi és una mostra representativa de la realitat del país: el 74% dels seus pobladors viuen per sota el llindar de pobresa, arribant fins a un 89% a les seves zones rurals. La seva gran dedicació és la terra, una terra que cada cop més es torna improductiva per l’escassetat d’aigua, manca d’aplicació de tècniques actualitzades, entre altres problemas. Però Totogalpa, terre d’ànecs en nàhualt, posseeix un potencial turístic que és el que pot contribuir a millorar els ingresos de les famílies de les comunitats. És l’aprofitament dels recursos culturals del municipi l’objecte del projecte a formular. I és que quasi un 80% de la seva població són indígenas chorotegas, una cultura precolombina que es manifesta a través d’art rupestre, artesania, danses, música, llegendes i mites, antics llocs ceremonials, etc. En definitiva una manera de viure lligada als recursos naturals que els envolten, perquè d’ells han viscut, viuen i viuran en un futur.

És l’exemple de la familia de Doña María Asunción López, una artesana que produeix “petates” (estores) amb tule, una planta que ha de comprar perquè l’huracà Mitch li va arrebatar la seva plantació. La seva casa és el seu lloc de producció, i al terra es passa asseguda durant moltes hores per poder produir un petate, del qual només en treurà de rendibilitat 5 córdobas (20 cèntims d’euro). “No vale la pena” em va dir quan li demanàvem pel seu ofici. Però una professió artesanal que forma part de les seves identitats si ha de valer la pena. D’aquesta manera el projecte preten atendre les necessitats de persones com Doña María Asunción, a qui facilitaría un lloc de treball digne i un punt de venda dels seus productes, amb els quals podria millorar els seus ingressos i la qualitat de vida de la seva familia.

    

Amb aquest testimoni i unes pinzellades de Nicaragua m’acomiad fins d’aquí a poc.

Una besada,

Maria Antònia

Mujeres de la Comunidad de El Mojón, Jinotega, Nicaragua

•5 febrero 2010 • Dejar un comentario

Hola a todos

Mi nombre es Soraya Pascual y trabajo en Treball Solidari como técnica de proyectos. Este verano he viajado a Nicaragua con el propósito de visitar a nuestros socios locales, hacer el seguimiento de los proyectos en marcha e identificar nuevos proyectos que promuevan el desarrollo.

Nicaragua es un país de lagos y de volcanes, con una vegetación exuberante y una gente encantadora. Desde el primer día me sentí como en casa por la hospitalidad con la que me recibieron las personas que trabajan en FUNJIDES (Fundación Jinotegana para el desarrollo sostenible) y por la cantidad de elementos culturales que me resultaban familiares como la música, los refranes y el sentido del humor.

Tras unos días de trabajo de oficina tuve la oportunidad de visitar varias comunidades donde estamos trabajando. Son pequeñas aldeas de campesinos y  campesinas que viven en situación de pobreza y extrema pobreza. El acceso a alimentos es limitado y los recursos escasos. Muchos de ellos no tienen garantizada su seguridad alimentaria para todo el año ya que no poseen tierras propias y su única fuente de ingresos proviene de vender su fuerza de trabajo por un jornal de 50 córdobas (2 euros) el día que consiguen trabajo.

La situación más crítica la viven las mujeres. Muchas de ellas viven solas, tienen varios hijos, no poseen tierras propias, y han de trabajar en los cafetales para alimentar a la familia. En muchos casos han de dejar a sus hijos encerrados en casa para poder irse a trabajar. En algunos casos viven en pequeñas chabolas de madera, sin agua corriente, y sin acceso a agua potable ya que las fuentes cercanas están contaminadas.

Hace dos años Treball Solidari y Funjides llevaron a cabo el proyecto de “Creación de una microempresa de mujeres freidoras de patatas en la comunidad del Mojón”. El proyecto supuso una oportunidad para el autoempleo de 11 mujeres que no tenían recursos para sobrevivir en la comunidad. Este proyecto ha sido una fuente de estímulo y autoestima para estas mujeres, que siguen buscando cómo hacer más rentable la microempresa y se sienten capaces de enfrentar nuevos retos y seguir mejorando sus capacidades.

Ahora trabajamos para integrar a otras mujeres en programas similares que les ayuden a conseguir recursos y autonomía y las convierta en sujetos de su propio desarrollo.

Saludos

Soraya

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.